Recientemente, a raíz del hackeo a los emails del partido demócrata americano, se está poniendo en duda toda la seguridad que entrañan las comunicaciones del gobierno americano, tanto es este escándalo que se duda si las votaciones del próximo 8 de Noviembre serán modificadas mediante el uso de técnicas de hacking tanto locales cómo remotas.

La verdad es que si los administradores de los sistemas de voto telemático se pusiesen las pilas con el tema de la seguridad, estas dudas se disiparían de una manera fugaz. El miedo de los administradores de estas máquinas que permiten el voto oscilan desde que un carnet puede ser reseteado en su chip, hasta que los rusos interfieran con sus escuadrones criminales cibernéticos para intentar aupar a Trump a la presidencia en decaimineto de la candidata republicana Hilary Clinton. Pues bien, no es que yo sea un experto en seguridad ni mucho menos, pero desde mi humilde punto de vista, si quisieran despejar las dudas del sistema telemático, tendrían todas las armas necesarias para ello a golpe de click o de talonario.

Se pueden establecer algoritmos de transmisión cifrada, es decir mi voto puede ser modificada (por el momento…) pero la información que es enviada al centro de recuento de votos será inmodificable desde que salga del terminal de voto hasta el servidor de recuento, para garantizar el no repudio, el voto puede ser cifrado con el protocolo asimétrico (llave privada / llave pública)  y después ser cifrado con la llave pública del terminal de voto, el programa que recuenta los votos debería tener un algoritmo que recoja por variables todos los datos de la persona que realiza el voto para impedir que se pueda votar dos veces o más, o escribir en el chip la llave privada del votante con una duración de escasos minutos para que se lleve a cabo el voto y luego quede inservible hasta que se renueve(Problema económico y de tiempo además de que en futuras elecciones las claves genradas no podrán se reutilizadas)

Para que el voto no pueda ser modificado se usarán conexiones por satélite de grana ancho de banda y se limitará el acceso a esas redes a los terminales telemáticos y en caso de ser necesario que siempre lo es al personal autorizado y bajo supervisión que lleve a cabo las labores de mantenimiento de la red. El acceso desde el exterior estará protegido por una serie de corta fuegos que realicen varios saltos entre diferentes redes para garantizar que no se podrá acceder de manera sencilla a los puertos de comunicación de la máquina telemática .

Puede que este equivocado en algún punto de todo lo que yo haría para intentar fortificar este sistema de voto y lo escribo sobre la marcha después de leer ayer un articulo en el semanal sobre el tema, no os quiero contar lo que gente experta en estos campos es capaz de llevar a cabo. Lo que si es seguro es que muchas de estas medidas no son tomadas en cuenta a la hora de decidir quién será el próximo presidente o presidenta de una las principales potencias mundiales, siendo en esta ocasión las diferencias entre ambos candidatos como tomar un vino de brick o un gran reserva.

Alea jacta est y que sea lo que dios quiera

Anuncios