El que no conoce Castro Urdiales no conoce parte de la magia

del norte, ni a la tribu que resistió como los galos a los romanos, no conoce el último baño del otoño, ni sus montes nevados, la brisa de primavera o el calor sofocante de agosto con una cerveza y aceitunas por el mes de agosto.

Venir a conocernos es confraternizar con la buena gente de la montaña y el mar, con nuestras costumbre y fiestas y sobre todo nuestra alegría local.

Conoce castro y caerás enamorado, repetiras seguro 😉

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Anuncios